Declaración de la Asamblea Mundial de los Pueblos 2023

La Alianza de OSC para la Eficacia coorganizó la Asamblea Mundial de los Pueblos y contribuyó a la redacción de esta declaración, impulsando especialmente los compromisos en torno a los volúmenes y la eficacia de la cooperación al desarrollo, la inversión de la tendencia a la reducción del espacio cívico y la financiación eficaz de la lucha contra el cambio climático, entre otras demandas. Lea nuestra propia declaración ante la Cumbre de los ODS aquí.

Declaración de la Asamblea Mundial de los Pueblos 2023

A medio camino de la Agenda 2030, aún estamos lejos de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El borrador de la Declaración Política 2023 no se compromete con la acción urgente necesaria para acelerar la respuesta frente al aumento de las desigualdades y la pobreza, por los derechos humanos, la igualdad de género, la justicia social, la paz y la plena aplicación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Exigimos a los gobiernos que igualen la determinación política y la persistencia de la sociedad civil y de los activistas, en toda nuestra diversidad. El fracaso en la consecución de los ODS -por no hablar de lograr avances significativos hacia ellos- sería catastrófico para la humanidad y nuestro planeta.

Esta Declaración crítica e interrelacionada de la Asamblea Mundial de los Pueblos 2023, creada conjuntamente por más de 40 Asambleas de los Pueblos nacionales y regionales y coorganizadores de la Asamblea Mundial de los Pueblos, en todas nuestras diversidades, es nuestra visión compartida y colectiva para un cambio intergeneracional centrado en los derechos humanos y transformador de género para abordar las múltiples e interrelacionadas formas de discriminación y violencia que la pandemia del COVID-19 exacerbó, y para acelerar el vacilante progreso hacia la consecución de los ODS.

1. Justicia económica y financiera

  • Invertir los patrones actuales de consumo, producción y gobernanza económica mundial y el poder de decisión, en particular en el Norte Global, que tienen sus raíces en historias coloniales y en la concentración de la riqueza en unas pocas élites, lo que conduce a la explotación y destrucción de las personas y del planeta.
  • Establecer un marco jurídico multilateral bajo los auspicios de la ONU para cancelar, reestructurar, suspender y rebajar los tipos de la deuda existente, y dejar de incluir condicionalidades de austeridad en cualquier nueva deuda que se emita.
  • Hacer un llamamiento a los gobiernos para que repudien las deudas ilegítimas que han perjudicado a las personas y al planeta.
  • La privatización antepone los beneficios a las personas, y ese mismo hecho es fundamentalmente incompatible con las obligaciones en materia de derechos humanos.
  • Rechazar la captura corporativa de la ONU y de todos los demás espacios multilaterales mediante, entre otras acciones, la negociación y adopción de un instrumento jurídicamente vinculante sobre empresas y derechos humanos, y el establecimiento de una convención vinculante y de un organismo fiscal mundial bajo los auspicios de la ONU.
  • Construir nuevos paradigmas de desarrollo y políticas públicas centradas en el cuidado, la justicia, los derechos humanos, las reparaciones y la restauración.
  • Cumplir los compromisos sobre volúmenes y eficacia de la cooperación al desarrollo, especialmente el objetivo del 0,7 de la RNB para la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD).
  • Abandonar los sistemas económicos dependientes de la explotación del trabajo mal pagado y no pagado de mujeres y niñas, y del reparto desigual de las responsabilidades domésticas y de cuidados.

2. Justicia climática y medioambiental

  • Abandonar las falsas soluciones a la crisis climática en favor de soluciones climáticas basadas en los derechos humanos que den prioridad a las personas sobre los mercados, protejan los sistemas alimentarios ecológicamente sostenibles y los ecosistemas sanos, defiendan los derechos de los Pueblos Indígenas a la tierra, los territorios y los recursos, y el derecho al consentimiento libre, previo e informado como derechos humanos.
  • Cuando los pueblos indígenas y rurales, especialmente las mujeres, tienen derechos sobre la tierra más seguros, están en mejor posición para proteger la biodiversidad y fomentar la resiliencia climática, algo cada vez más urgente a medida que se agudiza nuestra crisis climática.
  • Aumentar y cumplir las promesas de financiación para el clima, incluidas las pérdidas y los daños, de acuerdo con las Responsabilidades Comunes pero Diferenciadas.
  • Abordar las interrelaciones entre el cambio climático, la reducción del riesgo de desastres y la salud y los derechos humanos para todos.
  • Garantizar un acceso suficiente, seguro, aceptable, accesible y asequible al agua y al saneamiento mediante servicios públicos, adecuados y de propiedad comunitaria.
  • Dar prioridad a la inversión en una transición justa hacia infraestructuras y tecnologías de energías renovables que sean propiedad de las comunidades y estén controladas democráticamente, garantizando al mismo tiempo el cumplimiento de normas y fuentes de abastecimiento éticas, no violentas y respetuosas con los derechos humanos. Adoptar el tratado de no proliferación de combustibles fósiles.

3. Justicia social e igualdad de género

  • Eliminar todas las formas de discriminación y exclusión, incluidas, entre otras, la casta, el trabajo y la ascendencia, la clase, la raza, la etnia, el género, la sexualidad, la discapacidad, la edad, la religión, la geografía y otras marginaciones.
  • Proteger y defender los derechos humanos, incluidos los derechos sexuales y reproductivos, de todas las personas, en particular de todas las mujeres, niñas y personas con diversidad de género, eliminando las leyes y políticas discriminatorias que criminalizan la identidad y la expresión de género y la sexualidad.
  • Fomentar la salud y los derechos sexuales y reproductivos (SDSR) mediante la prestación de atención sanitaria universal (CSU), la provisión de educación sexual integral y el reconocimiento del acceso al aborto como un derecho humano.
  • Abordar las causas profundas de la violencia de género y prevenirla trabajando con grupos feministas para combatir la misoginia, el patriarcado, el edadismo y las normas de género perjudiciales guiándose por los principios de interseccionalidad.
  • Adoptar medidas específicas y sostenidas para eliminar los prejuicios, los estereotipos y la discriminación de género. Garantizar y asignar financiación y recursos públicos a los sistemas de protección social, establecer el Fondo Mundial de Protección Social solidario y poner en marcha infraestructuras sociales públicas para eliminar las desigualdades.
  • Abandonar nuestras actuales concepciones militarizadas y nacionalizadas de la seguridad y, en su lugar, adoptar concepciones de la seguridad centradas en la seguridad humana, la autonomía corporal y el cumplimiento de los derechos humanos.

4. La sociedad civil, los derechos humanos y la ONU

  • Invertir la tendencia de reducción y cierre del espacio cívico en muchos países de todas las regiones del mundo, haciendo que los Estados miembros rindan cuentas por su atroz violación de las normas internacionales de derechos humanos.
  • Fomentar el acceso de la sociedad civil, su liderazgo y su participación y toma de decisiones significativas en los espacios y procesos de negociación de la ONU, especialmente en las comunidades históricamente marginadas y vulnerables.
  • Una sociedad civil independiente y plenamente financiada es un requisito previo para el desarrollo de políticas que nos permitan vivir nuestras vidas con dignidad e igualdad.
  • Reclame el liderazgo de los gobiernos y de la ONU al sector privado y a otros actores que les animan a debilitar o abandonar sus obligaciones en materia de derechos humanos.
  • Alzar la voz contra las narrativas y acciones contrarias al género y a los derechos por parte de actores estatales y no estatales, en línea y fuera de línea. Proteger a los defensores de los derechos humanos de las represalias, el acoso y la persecución cuando participen en los espacios y mecanismos de la ONU, y derogar las leyes y la instrumentalización de las instituciones judiciales para criminalizar la disidencia, la resistencia, la comprobación de los hechos, las reuniones pacíficas, las protestas y la difusión de la concienciación.
  • Defender de forma inequívoca la libertad de palabra, de expresión y de reunión segura salvaguardando los derechos fundamentales de todos los defensores de los derechos humanos, activistas por la justicia climática, defensores del medio ambiente, constructores de la paz, periodistas y otros defensores feministas y socioeconómicos, permitiéndoles influir de forma positiva y segura en los resultados de estos procesos globales y regionales actuales y futuros que afectan a nuestras vidas y a nuestro futuro.
Facebook
Twitter
LinkedIn

Related Posts

SEARCH

RECENT POSTS

SUBSCRIBE TO OUR
WEEKLY NEWS ROUNDUP

ADDRESS:
3rd Floor, IBON Center
114 Timog Avenue, Quezon City
1103 Philippines
PHONE:
+632 9277060 to 61 local 203 and 207
TELEFAX:
+632 9276981
EMAIL:
info@csopartnerhip.org

Welcome Back!

Login to your account below