Una declaración de apoyo a Beverly Longid, y a todos los defensores de los derechos humanos

Nosotros, los copresidentes de la Alianza de OSC para la Eficacia del Desarrollo, deseamos expresar nuestra solidaridad con nuestra copresidenta Beverly Longid, una destacada defensora de los derechos de Filipinas y también coordinadora mundial del Movimiento Internacional de los Pueblos Indígenas por la Autodeterminación y la Liberación.

Como plataforma mundial de la sociedad civil, trabajamos por el avance de los derechos humanos y las libertades civiles. Creemos en la defensa de los derechos de las personas a la libre expresión, la reunión pacífica, la asociación, la participación cívica y el diálogo social. Defendemos una sociedad civil empoderada, que pueda decir la verdad al poder y realizar los controles necesarios a los gobiernos y las empresas.

Estos pilares de las democracias deben ser protegidos en todo momento. Son los instrumentos del pueblo para luchar por su bienestar y sus intereses, y para buscar reparación contra la opresión y la explotación. Son la clave para alcanzar la justicia social y el verdadero desarrollo.

Lamentablemente, las libertades cívicas y la sociedad civil y las organizaciones populares han sido atacadas en todo el mundo, en lo que denominamos el patrón global de reducción del espacio cívico. Hemos seguido especialmente de cerca la situación en Filipinas, y los hechos revelan que los defensores de los derechos humanos en el país están siendo objeto de un ataque implacable e impune. Cientos de defensores de los derechos son acosados, encarcelados, secuestrados, torturados e incluso asesinados. A las organizaciones de la sociedad civil se les impide realizar su labor de incidencia mediante restricciones burocráticas. Nuestros colegas y socios están siendo etiquetados como terroristas por dedicar sus vidas al servicio de los marginados.

En el caso de Beverly, una de sus afiliaciones, la Alianza Popular de la Cordillera (CPA), junto con otras organizaciones progresistas, está siendo etiquetada como enemiga del Estado. Otros líderes de los pueblos indígenas del país también se enfrentan a amenazas de muerte: hay una orden de disparar a matar contra Windel Bolinget de la CPA, y justo antes de que acabara el año, nueve líderes Tumandok de Filipinas Central fueron asesinados.

Habiendo trabajado con muchos miembros de estas formaciones, en la AOED sabemos que son responsables de un trabajo legítimo e importante para la promoción de los derechos de los pueblos indígenas y de los derechos humanos, como las campañas en defensa de las tierras ancestrales, la autodeterminación, la protección del medio ambiente y la producción y el consumo sostenibles. Durante más de tres décadas, la CPA ha hecho campaña contra la minería a gran escala, la construcción de presas, la tala de árboles y la militarización, entre otras actividades que causaron un gran daño a sus comunidades. Los tumandoks asesinados se resistían a un megaproyecto de presa que destruirá sus hogares y sus medios de vida.

Los líderes y defensores de los PI merecen el apoyo y el reconocimiento del Estado, no la difamación ni el vilipendio. Denunciamos enérgicamente estos ataques a los derechos humanos bajo el gobierno del presidente filipino Rodrigo Duterte. Exigimos que se rindan cuentas por todos los delitos que se están cometiendo contra las libertades cívicas del pueblo.

El año pasado, lideramos a las organizaciones de la sociedad civil en la campaña Llamamiento a la Acción de Belgrado. Pedimos a los Estados miembros de las Naciones Unidas -entre los que se encuentra Filipinas- que actuaran para revertir el cierre y la reducción del espacio para la sociedad civil, para detener los ataques a los defensores de los derechos humanos y el debilitamiento de la participación democrática, y para renovar las perspectivas de una Agenda 2030 inclusiva, y la plena realización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.»

Seguimos manteniendo estos llamamientos, por Beverly Longid y el resto de nuestros aliados filipinos, así como por los defensores de los derechos humanos de todo el mundo. Alabamos su compromiso y les apoyamos en su lucha por una sociedad mejor para todos.

 

Firmado,

Marita González

Justin Kilcullen

Mónica Novillo

Richard Ssewakiryanga

 

Copresidentes de la AOED

Facebook
Twitter
LinkedIn

Related Posts

Welcome Back!

Login to your account below